Bomberos de Castro Separador Bomberos de Castro

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

CorporativoCompañiasPrimera CompañíaSegunda CompañíaTercera CompañíaCuarta CompañíaQuinta CompañíaSexta CompañíaSéptima CompañíaBorde
Titulo Menú
 
Portada
Portada
Historia
Historia
Antecedentes Históricos
Leyendas
Museo
Reliquias
Cuerpo de Bomberos
Cuerpo de Bomberos
Mando Operativo
Mando Adminstrativo
Directores de Compañías
Capitanes de Compañías
Directores Honorarios del Cuerpo de Bomberos
Instructores A.N.B.
Superintendente Honorario
Comandante Honorario
Galeria de Superintendentes
Directorio Club Social
Galeria de Comandantes
Bomberos Insignes
Oficina Superintendencia
Oficinas Comandancia
Carro comandancia
Central de Alarmas
Sala de esparcimiento Segunda y Cuarta Compañia
Comité de Damas
Comité de Damas
Historia
GALERIA FOTOGRAFICA
Depto. de Estudios Técnicos
Depto. de Estudios Técnicos
D.E.T. 
Departamento de Comunicaciones y Audio Visual
Departamento de Investigación de Incendios
Departamento de Material Mayor
Departamento de Capacitación
Equipamientos
Equipamientos
Bombas
Rescate
Especiales
Otros
Galería de Fotos
Galería de Fotos
Incendios
Antiguas
Otras
Centenario
Emergencias
Desfiles
Ejercicios
Fondos de pantalla
Cuentas Públicas
Cuentas Públicas
Biblioteca
Biblioteca
Música
Música
Videos
Videos
Programa Radial Online
Programa 13:00 hrs todos los Domingos
Libro de Visitas
Links
Links
 
O'Higgins 308
Castro - Chiloé - Chile
contacto@bomberoscastro.cl
Teléfonos:
(65) 635003 - 633008
Opcion Menú:
Corporativo Voluntarios Historia Cuartel Equipos Himnos Galería

Sexta Compañía 


RESEÑA HISTÓRICA MATERIAL MAYOR:
 

Al principio como cualquier institución carecían de los elementos básicos para el ataque del fuego. Solo elementos para remover escombros: palas, hachas, bicheros, picotas, con las que iniciaron su accionar en emergencias. Se laboraba con mínimos elementos, principalmente baldes y cordeles, tal como se indica en sus libros de novedades donde utilizaban dichas herramientas para controlar emergencias que les correspondió concurrir, en los primeros meses de vida institucional. Con el transcurso de los meses dispusieron de 7 trozos de manguera y un pitón, los que dentro de un cajón eran trasladados por cuatro voluntarios que se turnaban con otros que acompañaban cuando el cansancio arreciaba., especialmente en las contingencias, en los lugares donde se precisaba. Ejecutivamente debieron aprender a utilizar a la perfección tal material, no solo en los extendidos sino en la alimentación desde los grifos para nutrir de agua al clásico pitón. Gran sacrificio laborar de esta manera, aparte del peso de los grandes cajones con sus mangueras, el correr varias cuadras implicaba una voluntad a toda prueba y destreza. Durante 5 años permanecieron en tal situación, solo que aumentaron las cantidades de material menor; aseguramos que los constantes ejercicios con dichos materiales les otorgaron gran efectividad en el accionar cuando concurrían  a llamados de emergencias, y demostrado en la práctica al controlar amagos y principios de incendios en Castro Alto antes que las bombas de las Compañías del centro lleguen al lugar. Entre algunas actividades relevantes en la segunda mitad de los años 60 y principios del 70, podemos puntualizar que en febrero de 1967, con los festejos celebratorios del cuarto centenario de la Ciudad de Castro, les correspondió desfilar con sus uniformes de trabajo pulcramente aseados y los clásicos “coscachos”,  recordemos que en los meses siguientes ya dispusieron de guerreras para desfiles u otras ceremonias. También el 11 de diciembre de 1968 en el pavoroso incendio que ocurrió en calle Serrano donde se quemaron tres grandes propiedades les correspondió asistir colaborando con las compañías del centro y realizar labores de remoción de escombros ordenadamente dirigidos por sus oficiales. En enero de 1969 para la Compañía es motivo de orgullo ya que juntos a las demás compañías son revistadas por el presidente Eduardo Frei Montalva en la plaza de Armas donde por primera vez lucen sus uniformes ante tan relevante visita además ya se utilizaban para tal fecha los cascos modelo americano, usados actualmente. Ya en el año 1971 justamente antes de la entrega de su primera bomba de redistribución debieron concurrir a otra emergencia de proporciones en calle Blanco el 6 de enero de 1971; esto por nombrar aspectos puntuales enrtre tantos otros. Empero sin disponer de una bomba y ya consolidados como Compañía continuaban sus actividades regularmente: ejercicios, sesiones, guardias, asistencia a incendios o amagos y, todas las actividades inherentes a nivel bomberil.

 

Sin embargo su sueño era disponer de una máquina y, esto se logró cuando se produce la redistribución de material mayor producto de la adquisición de nuevas bombas por parte del Cuerpo de Bomberos de Castro. Así, el 8 de noviembre de 1970 se destinó para la Sexta la famosa bomba japonesa “Nissan Junior” que prestaba servicios en la Tercera Compañía y, estuvo bajo la administración ejecutiva de esta Compañía hasta el año 1976, por tal importante acontecimiento un fraternal cóctel se realizó en su cuartel con el Directorio General. Hito histórico ya que era su primera máquina para la institución y, con ello hacían práctica real de cumplir como Compañía de agua; por tal razón un activo plan de ejercicios se consideró en aquel entonces.

 

 

 

Con tal bomba iniciaron una acción destacada en su propio sector. Primeramente debieron ejercitarse en su uso y utilización aunque tres meses antes de su entrega ya se preparaban convenientemente en el cuartel General con citaciones extraordinarias para sus voluntarios, especialmente conductores y, luego en perfeccionarse utilizando el estanque de la bomba para un control eficaz y rápido de las llamas. Por ello los ejercicios que habían comenzado con antelación se hicieron más regulares y sacrificados; debían ejemplarizar la operatividad sextina aliado ahora con un excelente material mayor. Demostración clara en el incendio de la Gobernación en 1971 donde desde los patios interiores, inmersos en los almacenamientos de combustible por más de 4 horas, los bomberos de la sexta y la pequeña pero fiel “Nissan Junior” efectuaron su labor efectiva de extinción.

 

En estos años previo sorteo, se les asigna el color celeste, pintura que identificaría hasta la actualidad el material menor como reconocimiento para la sexta. De inmediato todos los accesorios menores fueron decorados con franjas de tal color.

 

La “Nissan Junior”, se adaptó notablemente a su nuevo entorno y con esa capacidad de maniobrabilidad podía llegar a cualquier barrio o casa por las recientes calles abiertas, pasajes o huellas que se trazaban en Castro Alto. Los vecinos que pululaban allí observaban el paso raudo de la bombita junto a los voluntarios dirigiéndose al lugar de la alarma, además del orgullo para ellos en el sentido de que su barrio ostente ya una máquina bomberil. En realidad, en estos 5 años de eficiente trabajo de la “Nissan Junior” con enormidad de emergencias de múltiples tipos que fue un óptimo servicio si miramos retrospectivamente , esto porque prácticamente no hubieron emergencias de magnitud y, aquellas emergencias mayores fueron rápidamente controladas por la Sexta junto a las demás compañías del centro junto a la “Nissan” en bastantes llamados, y quedó himprontado en los sentidos cuando al sonar la sirena se desplazaban hacia el centro por Avenida Pacífico y Freire raudamente con sus voluntarios encaramados y, e copiloto con la manilla girando tocaba la sirena de la bomba localizada justamente en tal sitio, el sonido de tal artilugio era espectacular y característico, se podía reconocer a distancia de cuál bomba se trataba.

 

La sexta Compañía,  creada en su génesis como necesidad del naciente Castro Alto, desplegaba ahora todos sus esfuerzos y apoyaba a las compañías del centro. Los sextinos aprovecharon todo el potencial de la máquina que constituyó un verdadero ejemplo ya que se familiarizaban totalmente y, les reservó destacadas actuaciones para su historia aparte de los agradecimientos comunitarios. Los activos conductores que descollaron en esta actividad fueron Berty Lloyd-Jones Evans, José González Kurten, Audilio Galindo Oyarzo, formador de una verdadera escuela de maquinistas; Manuel Jara Garrido, Victor Gaete Nieto, por indicar algunos. La pequeña e histórica bomba “Nissan Junior” fue entregada a comandancia en 1976 permaneciendo en el Cuartel General y resguardado hasta 1982 para ser redistribuido al Cuerpo de Bomberos de Puqueldón donde prosigue actuando.

 

Sin embargo, a medida que aumentaba notoriamente la población y casas del sector, era necesario renovar el material mayor, urgencia sentida por la Compañía y la vecindad, más aún cuando la sufrida “Nissan Junior” ya constituía la máquina de mayor antigüedad. Así en 1976 el Directorio General por intermedio del gobierno destinó la entrega de un moderno carro-bomba a la sexta Compañía. Primera adquisición histórica, y reconocimiento a una labor desempeñada con calidad por parte de los voluntarios que, inmersos en un populoso sector, debían doblegar sus esfuerzos para optimizar el servicio. Era una bomba Berliet-Camiva año 1975, nueva, francés, con estanque de agua para 2.700 lts. Y con todos los elementos tecnológicos y mecánicos de vanguardia para esos años. Como también en lo que respecta a material menor: chorizos, mangueras, pitones, trifurcas, gemelos, carretes (pollos). En suma era la máquina más moderna y renovada en ese momento. Traída desde Santiago conducida por su maquinista José González kurten, de valioso actuar en este puesto durante años, dentro de una partida importada a Chile y, recibida con todos los honores en Castro, especialmente cuando se percibía que el Cuerpo de Bomberos vivía una etapa enriquecedora al renovar su material. Esta unidad fue bautizada en la plaza de armas en medio de una multitud de gente y las compañías formadas que hicieron cortinas de agua, posteriormente el tradicional paseo por la ciudad, acompañada de las otras bombas reconocidas por la comunidad. Qué gran satisfacción sentían los bomberos sextinos al disponer de este carro-bomba que completó un ciclo vital en su historia y mayores alegrías aún entre los habitantes de los barrios en donde le correspondía servir; se entregó oficialmente en febrero en un acto público en el estadio municipal, formado todo el cuerpo en tenida de parada con los programas de rigor y, ocasión donde la sexta a su vez devolvió a la Comandancia la popular “Nissan”.

 

Bomba Berliet-Camiva que fue primera respuesta y única bomba de la sexta Compañía hasta el año 1998 cuando se renovó por una nueva pieza pero que quedó de segunda respuesta como apoyo por diez años más.

 

Como decíamos, desde la incorporación de la Berliet.Camiva, los sextinos supieron utilizarla óptimamente, constantes cuidados, limpieza, reparaciones y otros, así como la incorporación de nuevos elementos para un mayor y mejor servicio, destacamos aquí la famosa baliza de barra que se instaló en el techo en reemplazo de los rotores, y que fue fabricada por un aficionado y que con su gran tamaño era conocida como el “acuario”; asiento posterior para transportar a 5 bomberos más, cajas de herramientas, napoleón, conos y un artesanal pero gran y potente pitón monitor instalado sobre el estanque y que alzaba gran presión y superaba a los monitores de fábrica de ese entonces.

 

 

 

Esta gran y querida máquina demostró con creces su versatilidad y capacidad de funcionamiento. Practicamente todas las emergencias ocurridas en Castro Alto fueron asumidas por la compañía con resultados favorables y con su flamante carro-bomba, además del trabajo ejecutivo de los voluntarios que conocían hasta en sus más mínimos detalles a la Berliet-Camiva y a su material menor sumando a todo lo anterior el gran trabajo de las personas que les tocó trabajar junto a ella como maquinistas, que se esmeraban en sus labores de limpieza, mantención y cuidados permanentes. Es preciso indicar que su actividad no solo ha sido en su sector sino que en muchas ocasiones han debido concurrir alámbito rural y, más aún en incendios de proporciones que afectaban al centro o puerto de la ciudad, donde la bomba se trasladaba ruda desde lo alto de Castro en apoyo a sus hermanas Compañías, comio así también en se cuentan apoyos a las ciudades de Ancud, Chonchi, Dalcahue y Quellón, muestra de la operatividad de la sexta Compañía y su fiel bomba.

 

Desde su llegada a Castro, su primer incendio de proporciones y prueba de fuego fue el ocurrido en diciembre de 1976 en la esquina sur-este que enfrenta a Plaza Prat al destruirse una enorme casona allí existente; con un eficiente trabajo se evitó la propagación a otras casas en una acción coordinada de material mayor y los voluntarios. Desde aquella fecha concurrieron a un sinnúmero de emergencias durante tantos años; por nombrar puntualizamos en 1978 al pavoroso siniestro de madrugada en calle Galvarino Riveros donde se quemaba la barraca San Bruno y otras casas, laborando de grifo y con el estanque de agua que surtía de agua potable a la ciudad, vaciando dicho estanque succionando con chorizos luego de 6 horas de trabajo continuadas; el 28 de octubre de 1979 también de noche en el sector de Ten-ten , donde se quemaba una bodega de almacenamiento de gas licuado y donde la Sexta realizó labores de ataque efectiva y coordinadamente, la falta de agua en dicho lugar obligó regresar a las bombas 8 veces a rellenar sus estanques a los grifos de Castro, en medio del gran peligro por la naturaleza del combustible; el 8 de diciembre de 1981 a las 14:45 hrs. Incendio declarado en calle Pedro Montt primer sector donde se quemaron 7 barracas palafitos. La Sexta labora en convoy y atacando el siniestro, incluso con el boster lograron contener un principio de incendio en un camión y quema de matorrales en medio del incendio, con voluntarios lesionados por el arduo trabajo de combate. Estas emergencias son sólo una pincelada para graficar los enormes y titánicos esfuerzos de los sextinos de antaño y su bomba, ya que han sido una enormidad más que aquellos a los que han tenido que concurrir, especialmente en todo el decenio del 80 y 90.

 

Con todo, la Sexta Compañía y su tradicional bomba Berliet-Camiva, ya ocupan un sitio relevante en el acontecer histórico de Castro no solo por su capacidad comprobada y regularidad funcional sino porque con sus buenos años de servicio ya continuó aportando todas sus características complementando de forma vital el trabajo de la sexta, fue por años la clásica y única protección inmediata in-situ, auténtico defensor de un vasto sector junto a los abnegados y serviciales voluntarios, así lo gha demostrado la comunidad desde 1966 en que cifran su estimación e identificación por esta compañía que les pertenece íntimamente, enclavada en su propio mundo social.

 

Pasan los años y la heroica bomba Berliet Camiva, luego de tantos años aportando y luchando codo a codo con los sextinos, y como es natural, comienza a sentir los embates de tantas horas y se comienza a palpar la necesidad de renovar material mayor. Es así como en julio del año 1998, luego de gestiones del Directorio General de la época, la bomba Berilet pasa a ocupar el box N° 2 del actual cuartel como máquina de reserva, para su merecido descanso, pero no por ello inoperatividad, para ceder su lugar a un moderno carro-bomba Renault Eurofire ME 160, el que entró en servicio en diciembre de 1998 luego de su bautizo. Dicha máquina venía a sumarse a la ya exitosa trayectoria bomberil de la Compañía y contaba con todos los adelantos tecnológicos.

 

Cabe señalar y por respeto a las cientos de horas de fiel trabajo y a las decenas de bomberos de la Sexta que nacieron al servicio en la querida y recordada Berliet-Camiva, que un día 20 de diciembre de 2012, bajo una lluvia incesante que hacía más triste el momento y  después de 30 años de quererla, cuidarla y venerarla, escoltada por el Renault y embargados en la emoción, cuál padre que despide hacia nuevo futuro a un hijo, se despidió finalmente y dejó de prestar servicio a la ciudad de Castro, destinada al Cuerpo de Bomberos de Cochamó, 10° región.

 

 

 

La nueva  unidad fue equipada con herramientas e implementos adicionales como; botiquín, motobomba, equipo generador de electricidad, escalas de fibra de vidrio, herramientas forestales, baliza de barra, sirena electrónica, claxon, equipos autónomos de respiración, y un sinnúmero de otros adelantos de punta y que recibieron a las nuevas generaciones de sextinos con la Compañía en una realidad muy distante a la que vivieron sus fundadores en cuanto a material mayor. Esta nueva joyita vino a agilizar aún más los desplazamientos hacia los diversos y nuevos sectores recién construidos en un vasto Castro Alto, con poblaciones de calles irregulares y angostas en donde el Renault se ha desempeñado eficientemente con rapidez, maniobrabilidad y versatilidad. Casi todos los siniestros acaecidos en la ciudad de Castro en las últimas décadas han visto a los sextinos y a su carro como protagonistas, sumado a que en el año 1999 entra en funcionamiento la guardia nocturna permanente y única por casi 6 años, tocando a la sexta concurrir a la totalidad de los llamados nocturnos entre esos años.

 

Pero la historia de esta máquina se ha visto empañada, y ha marcado las páginas más tristes de la historia de la Compañía y sus máquinas cuando sufrió el año 2001 un accidente rumbo a un incendio en calle Magallanes al ser impactado en un costado por un vehículo menor y estar fuera de servicio por más de un mes y el año 2004 al sufrir un grave accidente por volcamiento rumbo a un incendio a la altura de Quilquico, donde gracias a Dios no se registraron lesionados, solo destrozos en la máquina que la volvieron a tener fuera de servicio por varios meses, pero que hicieron entrar nuevamente al protagonismo a la vieja y querida Berliet Camiva.

 

Con la unidad Renault, la sexta se ha destacado en presentaciones, competencias, ejercicios,  desfiles, emergencias y hasta apoyos a otros cuerpos como Ancud, Dalcahue, Chonchi y Quellón, en siniestros. Pero por sobre todo desde el 2007 en las emergencias forestales dada su especialidad adoptada desde ese año, razón por la cual en temporada estival es equipada de forma mixta. Una mención honrosa como conductor y cuartelero por muchos años al volante de esta máquina tiene el recordado, querido y ya extinto voluntario Julio serón Sánchez.

 

El año 2009, y tras una larga temporada de incendios forestales y que afectaron gravemente a ciudades de la región, especialmente a Castro  que vio como el fuego originado de un incendio de matorrales arrasó con 6 casas al final de calle intendente García en una infernal tarde de verano; el gobierno regional de los Lagos dispone la adquisición de camiones aljibe para la mayoría de los cuerpos de bomberos de la región, asignándosele una unidad de éstas al Cuerpo de Bomberos de Castro. Luego del análisis de espacio y de necesidad de contar con una mayor cantidad de agua sobre ruedas y de ser ofrecida dicho material a la sexta Compañía, finalmente el mes de abril es recepcionado en el cuartel el nuevo material mayor y que pasaría a formar parte del parque automotriz sextino, tomando en cuenta que hacía un año se había despedido al valioso Berliet-Camiva.

 

Se trata de un camión Volkswagen Worker 26-220, de doble eje, el modelo más grande en la provincia,  y que transporta 15.000 lts. De agua, también esta dotado de motobomba, mangueras de succión, mangueras para la alimentación a las unidades, 3 salidas de 70 mm y 2 salidas de 50 mm, salida posterior para regar, baliza y sirena electrónica. Esta unidad ha prestado servicios de apoyo como alimentación a las unidades en incendios forestales, apoyo a la labor de la sexta en su quehacer como compañía de especialidad forestal, apoyo en incendios estructurales de gran demanda de agua, apoyo a organismos públicos ante escases de agua en la ciudad, apoyo a Conaf,  pero lo más importante fue el apoyo prestado a las comunidades afectadas por el gran terremoto del 27 de febrero de 2010, en aquella oportunidad se unió a sus similares en Puerto Montt y se dirigió a la zona del desastre a abastecer del vital elemento a los compatriotas que carecían de él. Esta unidad se mantuvo en comodato hacia el Cuerpo de Bomberos por 5 años y finalmente el año 2013 pasa a ser propiedad de la institución asignado a la sexta Compañía bajo la asignación Z-6.

 

 

También mencionaremos que la Comandancia desde fines de los años 80 les asignó la responsabilidad de la mantención en su cuartel de una motobomba móvil, marca Volkswagen. Dicho artilugio técnico a cargo de ésta Compañía le tocó por varios años un papel muy importante en siniestros succionando con gran potencia y por manos sextinas el vital elemento hídrico gracias a su gran potencia, incluso hasta con agua de mar en aquellos grandes incendios del sector puerto que en los últimos años de los 80afectaron a tal lugar o alimentando a los carros en distintas oportunidades. Sin duda un apoyo imprescindible, considerando el tipo de construcción y topografía insular.

 

 

Como remembranza y concluyendo los planteamientos indicados acotamos que mantuvieron a inicios de los años 80 la máquina de transporte porta escalas, el Ford, americano que había pertenecido a la Primera Compañía. Bajo su dependencia la Comandancia dispuso que se utilice como carro de transporte de personal y al momento de la alarma debía trasladarse por calle Galvarino riveros principalmente hacia el centro de la ciudad, recogiendo voluntarios de todas las Compañías que esperaban el algunos sectores predeterminados y se enteraban de su venida al sentir su sirena con un sonido sue-géneris. La Sexta con sus conductores y de otras Compañías cumplían la misión indicada ya que el carro de transporte estaba asignado en el cuartel de Castro Alto que, durante ese tiempo ya albergaba dos máquinas.

 

 

Así, la historia del material mayor sextino se resume en la pintoresca y aguerrida bomba “Nissan Junior”; la querida y recordada bomba “Berliet-Camiva”; el muy útil en sus tiempos Ford de transporte; el pequeño en comparación a su predecesor,  pero versátil y rápido “Renault ME 160” y el Carro aljibe Volkswagen. 

 

MATERIAL MAYOR ACTUAL:
 
  
UNIDAD B-6
MARCA: IVECO MAGIRUS
MODELO: 160 E30
AÑO:2016
 
 
UNIDAD BX-6     
MARCA: RENAULT
MODELO: ME-160 MIDLINN
AÑO: 1998 
 
 
UNIDAD Z-6
MARCA: VOLKSWAGEN
MODELO: WORKER
AÑO: 2008
 
 
ANTIGUO MATERIAL MAYOR:
 
 
NISSAN JUNIOR
MODELO: F41 
AÑO: 1970
 
 
M-61/BX-6  
BERLIET CAMIVA
MODELO: KB 620 
AÑO: 1976
Titulo Menú

Programa Acontecer Bomberil

Programa Acontecer Bomberil en www.chiloetv.cl , o Canal75 de inet desde las 19 horas Todos los dias Miercoles!!
Titulo Menú
Menu Ver Actas Anteriores
Titulo Menú
¿Que le parece el proyecto que pretende poner el 911 como unico numero de emergencia?
 
Menu
Menu
www.corobori.com